Buen debut en Paraná…

Santiago Robledo fue sexto en la apertura de la temporada de TS 1800.

Santiago Robledo se sumó al TS 1800 y logró el sexto lugar final, en un fin de semana de múltiples variables. El de Marcos Juárez estuvo muy competitivo a pesar de la falta de experiencia. El Robledo Competición tuvo dos Turismo Fiat en pista, aunque no pudieron sumar fuerte.

Luego de las pruebas pertinentes, el viernes hubo ensayos comunitarios con la mayoría de los corredores. Robledo se destacó con el mejor tiempo en ambas sesiones, y midiéndose con el resto estaba más que conforme. Luciano Menocchio, quien se sumó al Turismo Fiat dentro de su estructura, también se adaptó muy bien, logrando tiempos competitivos.

Ya el sábado, Santiago clasificó sexto estando siempre bien ubicado, y se perfiló para sumar buenos puntos el domingo. En tanto que en los Fiat, Menocchio quedó 17º y Martín Criado, 22º. Las series de Turismo Fiat fueron bastante cambiantes el domingo por la mañana, y Luciano avanzó para concluir cuarto. Diferente fue la fortuna de Martín, quien terminó undécimo. En TS1800, la serie fue única, con todos los participantes, y allí Santi estuvo peleando entre los de adelante, hasta que un toque con Gustavo Santibáñez lo relegó y quedó 12º.

Hasta allí, el clima era lógico para la época: calor y pesadez. Pero antes de largarse las finales comenzó a llover y las finales fueron bastante desordenadas, con múltiples despistes. Cerrando un gran debut, Menocchio llegó en el puesto 11, y Criado en el 22.

Robledo por su lado fue protagonista de una gran batalla para subir al podio. Con un ritmo muy bueno, el ex-campeón de Turismo Fiat demostró que tiene una herramienta de punta, y ganó muchas posiciones, para estar incluso por momentos en tercer lugar. Un despiste lo retrasó, pero volvió a recuperar y vio el final en la posición 6.

Analizando su buen domingo, Robledo detalló: “La verdad es que se nos complicó en la serie, porque una mala largada y luego el toque con Santibáñez nos relegó. Largando de atrás remontamos rápido en la final, pero en la primera vuelta recibí un toque en la parte trasera y algo no quedó bien. No estaba tan firme en el curvón, pero el auto fue un soplete”.

Respecto del despiste, explicó: “En el momento en que quedamos terceros, pequé por falta de experiencia sobre estos autos, y lo perdí. Igual quedé contento porque pudimos sumar y estamos bien perfilados para lo que viene en el año. Vamos a seguir trabajando”.

Finalmente, expresó: “Gracias a Cristian Bravo por los amortiguadores y puesta a punto, Pablo Terés y Sebastián Abad por la atención del Clio, Ariel Guerini por el motor, a mi familia”.

 

 

0
0
0
s2smodern