Cierre deslucido…

Luis Vega fue 17º en Rafaela, en un fin de semana donde faltó la competitividad de citas anteriores.

Luis Vega no concluyó como quería el año dentro del Turismo Fiat, porque fue 17º en una carrera extenuante, largando último. El volante de San Francisco renegó el sábado y el domingo no se pudo remontar lo suficiente como para conseguir otro buen resultado.

Estando un poco lejos de lo habitual, Vega compitió preocupado durante el sábado porque el potencial no estaba acorde a lo que se deseaba en Rafaela, más sabiendo lo bien que se anduvo en la cita anterior. Clasificó 25º y la serie fue para remontar.

En la primera batería, Luis tuvo una intensa carrera en el pelotón, y arribó séptimo en una durísima competencia. Pero una exclusión por un toque lo dejó en última posición para la partida. Con ese condicionante, mucho no pudo hacer en el nutrido parque de la categoría, pero al menos fue ganando terreno y llegó 17º.

“Fue una lástima no poder redondear en esta última fecha. En la serie un toque sin fortuna fue juzgado por la consecuencia y no por el toque propiamente dicho y por eso nos excluyeron de la serie. Tuvimos que largar últimos y eso nos condicionó bastante”, explicó Vega, quien pudo sumar pero no tuvo opciones de seguir el pelotón de adelante.

Por otro lado, destacó: “En el año obtuvimos resultados muy buenos pero no pudimos redondear para terminar donde queríamos. Ahora vamos a trabajar más, a redoblar la apuesta, puliendo detalles para que se de vuelta la suerte y estar donde tenemos ganas de estar, que es peleando bien arriba”.

Y concluyó: “Agradezco a todas las empresas que nos han dado una mano durante todo el año y que han hecho un gran esfuerzo, a Juan Bogetto por sus trabajos en el auto como también a Nicolás. Hemos sido un equipo chico pero competitivo por momentos. Gracias a toda mi familia por apoyarme siempre carrera tras carrera. Si todo sigue bien estaremos presentes y de la mejor manera”.